Muchas personas optan por una dentadura postiza para tratar la pérdida de sus piezas dentales y mejorar su calidad de vida, masticación, apariencia y salud bucal. Sin embargo, con el tiempo puede surgir la necesidad de reemplazarlas y hoy te contaremos por qué y cuándo hacerlo.

Se rompió

Si bien las dentaduras se fabrican con acrílicos muy resistentes a la fuerza de masticación, pueden romperse a causa de un accidente, caída o si se pisan sin querer, por lo que deben reemplazarse lo más pronto posible.

Agenda tu consulta

Sensación de que la dentadura está suelta

Una de las quejas frecuentes de los usuarios de dentaduras postizas es que “se aflojan” con el tiempo; sin embargo, cuando los dientes están presentes en la mandíbula, las raíces estimulan a los nervios para mantener el hueso existente intacto, y si faltan los dientes, ya no se recibe esta estimulación, por lo que con el tiempo se va dando una atrofia ósea, que provoca que la dentadura postiza se mueva y dé la sensación de que se aflojó.

Causa incomodidad y molestia

Debido a la atrofia ósea, la dentadura puede provocar molestias al paciente, ya que originalmente se ajusta a su forma dental para que se coloque cómodamente sobre sus encías; de lo contrario, puede deslizarse sobre el tejido de la encía y provocar llagas o lesiones en la boca que, además de dolorosas, son una vía de entrada a infecciones.

dentadura postiza rota

Dolor repentino

La dentadura postiza, además de reemplazar los dientes perdidos, mantiene las articulaciones de la mandíbula en una posición adecuada para la mordida, sin embargo, a medida que avanza la pérdida ósea, puede ocurrir inflamación que ocasione dolores de cabeza, oído, cuello, espalda u hombros.

También podría interesarte: Beneficios de los Implantes Dentales

Acumulan residuos de comida

Debido al cambio en el ajuste de la dentadura, pueden quedar huecos donde se acumulan los residuos de comida, provocando dificultad para limpiarla, así como mal aliento a causa de la acumulación de bacterias.

Agenda tu consulta

Problemas al comer o hablar

Probablemente el usuario no se haya percatado de la pérdida ósea, no sufra llagas ni molestias por su dentadura, sin embargo la manifestación más visible de que es hora de visitar al dentista es tener problemas al hablar o comer.

Las dentaduras postizas son prótesis que necesitan cuidados para evitar lesiones en las encías, deformaciones y una larga vida útil; tenerlas no significa olvidarse de la higiene dental después de cada comida, pues si bien no tendrán caries, pueden acumularse bacterias que provoquen mal aliento e infecciones. Asimismo, no exime al paciente de visitar periódicamente a su dentista para un chequeo general y ajustes que prolonguen su vida antes de que se deban reemplazar.

Si tu dentadura postiza comienza a molestarte o buscas una solución permanente para tratar la pérdida de piezas dentales, ven a visitarnos a The Dental District, ¡nuestros especialistas te ayudarán a mejorar tu calidad de vida y salud bucal!